John Norum – Face the truth – 1992

John Norum - Face the truth

El guitarrista noruego John Norum editó en 1992 el álbum Face the truth con la colaboraicón de Glenn Hughes.

La conexión Norum-Hughes

John Norum conoció de manera casual a Glenn Hughes en algún momento de 1987, tras su marcha de Europe y la publicación de su debut Total control de aquel año. Tras unas cuantas conversaciones telefónicas, el guitarrista le invitó a ver un concierto en el Hammersmith Odeon en marzo del 88. La idea de compartir escenario y una banda surgió enseguida: Norum era muy fan de la voz de Hughes y Glenn andaba algo canino por entonces. Pero los planes para realizar un tour juntos aquel verano se fueron al traste por los aún severos problemas con las drogas del cantante, aunque hicieron un bolo juntos. El tiempo pasó; Glenn comenzó en 1991 una definitiva rehabilitación de sus adicciones camino de la resurrección y de su compleja vida personal y volvieron a coincidir a comienzos de 1992 en el álbum coral L. A. Blues Authority II: Glenn Hughes – Blues. Norum metió guitarras en uno de los cortes. Andaba el sueco intentando grabar su segundo disco, tras la gira para promocionar el primero en solitario de Don Dokken (Up from the ashes), y pensó que era el momento de quitarse la espina del pasado. La compañía quería que Norum grabara todas las voces, pero él se opuso. Buscó a un nuevo cantante y eligió a Glenn (su segunda opción era un tal David Coverdale), quien escuchó el material y compuso con John un tema nuevo,  que acabaría dando título al álbum, además de retocar o cambiar las letras y las armonías de varios más. Poco después viajaron a California dispuestos a grabar un disco de hard rock a la antigua usanza.

La conexión con Don Dokken

Antes de meternos de lleno en el álbum, hay que volver a la historia de Norum y Don Dokken. El guitarrista formó equipo con Peter Baltes al bajo, Miky Dee a la batería y Billy White a la guitarra como banda del cantante; tocaron en su Up from the ashes e hicieron la gira posterior. Durante ese periodo, John compuso varias canciones, pensando en una segunda obra de Don, con la ayuda de White y de Baltes. La relación con sus compañeros le llevó a reclutarles de diferentes modos. Además de usar esas composiciones para Face the truth llamó a White para meter guitarras en un corte y a Dee para que hiciera lo propio con la batería, mientras Baltes se convirtió en el bajista titular. Y, para rematar el asunto, el productor elegido fue Wyn Davis, el mismo del disco en solitario de Don, y se grabó en el mismo estudio californiano. Todo muy familiar.

La composición

De las once canciones que finalmente llenaron el álbum solo una fue compuesta expresamente por los dos protagonistas de esta historia, la que da título al álbum. Del resto, Glenn, además, firma en otras cinco: In your eyes, Time will find the answer y Distant voices, iniciadas en la gira de Up from the ashes y con la colaboración de Baltes o White, Counting on your love, que compuso con Goran Edman durante la gira de presentación de su debut, y Good man shining. De la etapa Hughes-Thrall rescatan Still the night, inédita en aquel disco, parte importante del álbum Phenomena. Se marcan una versión de Thin Lizzy, Opium Trail.  Completan el álbum otros tres cortes: una composición de Norum con su esposa, la guitarrista Michell Meldrum, titulada Night Buzz, otra a medias con Joey Tempest, su colega de Europe, con quien, además, la cantará, y un instrumental breve, hecho con Peter Baltes.

Las canciones

Cuando Norum y Hughes se metieron en el estudio Total Accesising Recording de Redondo Beach, California, tenían un plan: hacer el mejor disco de hard rock que estuviera a su alcance.

Y la carta con la que abren no puede ser más clara. Face the truth tiene todo lo que una buena canción de hard rock debe tener: un gran riff, una línea melódica pegadiza, un buen puente-estribillo, una base rítmica contundente, un solazo de guitarra y un final apoteósico. La letra no puede ser más clara sobre el momento personal de uno de nuestros protagonistas: enfréntate a la verdad de tu vida/dime que tú puedes/ruego que estés esperando aún por mí/tira los dados y verás que yo estaré esperando por ti. La voz de Norum en Night buzz no desentona en absoluto, aunque no resulta tan poderosa maneja muy bien el tono y tiene ese feeling roquero y el corte suena muy seventies. Buen estribillo, canción sobre vivir el momento, aprovechar la noche: quiero vivir esta noche nada más/te veo al otro lado, estás triste, cuando me llamas al final de la noche. La preciosa balada (de manual) In your eyes quizá hubiera funcionado en la voz de Don Dokken, pero Glenn hace una interpretación impresionante, jugando con sus registros más suaves y su poderosa presencia; en las estrofas iniciales hace una mágica imposición de sentimientos (tú prometiste que siempre estarías ahí) para romperse en el estribillo (en tus ojos nadie puede ver que tú estas tan sola, nena). Sigue la versión de Thin Lizzy, Opium trail, muy parecida a la original, con algo más de brío, y Norum, de nuevo en la voz, imitando al “maestro” Lynnot. Y los guitarrazos de Gorham y Downey con éxito. Por entonces parecía una “marca de la casa”, pues en el debut John había tocado y cantado Wild one (apareció como cara B de singles y bonus track) y en el EP en directo posterior incluyeron Don’t believe a word. La banda de Lynnot la grabó en 1977 para su disco Bad reputation.

El single estrella fue We will be strong, el dúo formado con Tempest y que hizo pensar en una reincorporación de Norum a su banda común, Europe; no llegó a suceder, principalmente porque la banda acabó tomándose un descanso poco después (y por un largo periodo). El tema está marcado por el intercambio de voces protagonistas: primero Tempest sobre una guitarra semiacústica, más suave, sigue Norum más roquero, con una guitarra dura detrás, y, por fin, el estribillo, de nuevo para Norum. Una de mis favoritas es Good man shining por su intro, el ritmazo de todo el tema y la fascinante impronta que Glenn deja en el corte, cantando con agresividad sobre otra letra de reconversión: parece que la virgen maría respondió a mis plegarias/estoy de nuevo en circulación/una mala reputación ha marcado mi piel. Pero el colega Hughes lo tiene claro: voy a cambiar de dirección, soy el hombre brillante. Escuchar después otra joya como Time will find the answer y pensar que este disco no mereció la atención mediática que merecía. Sentida introducción de Norum para un tema muy Malmsteen. Y lo que hace Hughes cantando debería enseñarse en todas las escuelas de cantantes de rock el primer día de clase. Por cierto, Billy White mete guitarras en este corte.

A veces una canción necesita un largo recorrido para acabar en un disco, atravesar todas las cribas, y eso, más o menos, le pasó a Countin on your love: además de Norum, firman la canción Joey Tempest, Goran Edman y el propio Glenn. La canción pasó los años de mano en mano hasta que acabó finalizada tal como aparece aquí. Más hard que el resto, con un estribillo destacado y un riff muy Purple, sería, más o menos, la canción “de follar” del disco: déjame ser tu juguete privado/déjame ser tu amante/opérame con tus manos de cirujana/manipúlame, quémame. El instrumental Endica siempre me pareció incompleto, una lástima que no hubieran metido voces, y eso hizo con Kelly Kelling a la voz para su disco de 1996 Worlds away. Curioso. Norum afirmó en una entrevista que Pat Thrall había sido el mejor guitarrista con el que Glenn había colaborado nunca. Con eso por delante, no podían de otro modo que grabar uno de sus temas y eligieron Still the night, que habían compuesto Huges y Thrall pero que no acabó formando parte del álbum que ambos editaron en 1982 (Huges-Thrall), pero sí se rescató para el proyecto Phenomena en 1985. Norum-Hughes mantienen la estructura y le dotan de más garra, reduciendo el peso de teclados y efectos y acrecentando el poder guitarrero de la composición, lo que, en mi opinión, hace mejor esta versión. Cerramos este viaje con el tema más largo y otro de los puntos fuertes. Un áurea muy Whitesnake, en mi opinión, rodea Distant voices, ese riff recuerda a Sykes una barbaridad, aunque, quizá, también un poco a Lynch. La batería la toca Mikey Dee. Canción aguerrida sobre los malos recuerdos en la que Hughes hace otro alarde vocal, en especial en ese puente con los teclados haciendo armonías y el buen estribillo. Grande el solo, inspirado. Y fantástico épico final.

La publicación de Face the truth

El álbum no alcanzó el éxito esperado. Editaron la canción We will be strong como adelanto. Pero no consiguieron publicarlo en los Estados Unidos ni Canadá hasta 1994, con dos canciones cambiadas, por cierto. Sin el mercado de Norteamérica, que ya viraba al grunge y al groove metal, se reducían las oportunidades de éxito. La distribución en Europa y Japón fue buena, pero solo en el mercado sueco, un poco en el alemán, y en el japonés tuvo cierta repercusión. Se editaron otros dos singles: In your eyes y la inicial Face the truth.

La conclusión

Un gran álbum de hard rock, un cantante en estado de gracia con muchas ganas de demostrar su valía y un virtuoso guitarrista en su mejor momento. Para qué quieres más.


Y aquí un par de regalos:

5 comentarios en “John Norum – Face the truth – 1992”

  1. Gran homenaje a este discazo. Norum siempre ha tenido mucha personalidad.
    Hughes pone los pelos de punta y fue el comienzo de su recuperación total y su conexión sueca que tanto bien le hizo y a nosotros (From now on…).
    Abrazos metálicos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s