Archivo de la etiqueta: Cactus

Canciones con un solo de batería.

Siempre caracterizamos el hard rock y el heavy metal como una música basada en guitarras, y es cierto, pero también es una música percusiva, con patrones rítmicos característicos. Y detrás de eso, siempre hay un baterista. El minimalismo de algunas propuestas no les olvida; ahí tenemos a The White Stripes como ejemplo reciente (podemos incluir a The Black Keys o Royal Blood, entre otros). Hoy queremos destacar a varios de nuestros pega-parches favoritos, y añadimos alguna sorpresa, rescatando canciones con un solo de batería en su interior. Una pequeña y jovial selección para, como siempre, darle al play y disfrutar.

Led Zeppelin – Moby Dick

Una de las más legendarias de la lista. Instrumental donde John Bonham se luce, con sus compañeros y solo a partir del minuto 1. Formó parte del imprescindible Led Zeppelin II (1969).

Iceberg – La muerte

La guitarra de Max Sunyer y las teclas de Kitflus dominan el debut de Iceberg (Tutankhamon, 1975), pero en el tema La muerte el batería Jordi Colomer tiene su espacio para desarrollar un buen solo de batería.

Chicken Shack – Telling your fortune

El poder de la batería en Chicken Shack está por encima de toda duda, y el trabajo que hace Paul Hancox en Imagination Lady (1972) resulta abrumador. En este corte de más de once minutos se marca un extenso solo para muestra.

Golden Earring – Radar love

Pocas canciones con solo de batería tan populares para el gran público como esta, aunque en la versión single recortaran la parte instrumental. Alcanzó el puesto 13 en Estados Unidos y se coló en el top de varios países europeos en 1973. Apareció en el álbum Moontan del mismo año. El responsable de esta joya percusiva se llama Cesar Zuiderwijk, quien maneja el ritmo de maravilla y hace dos pequeños pasajes solistas.

Santana – Soul sacrifice

El debut de Carlos Santana allá por 1969 se cerraba con esta barbaridad de canción. El trabajo percusivo de Mike Shrive y Dave Brown es alucinante, destacando la intro y ese solo que comienza en 1:30.

Cactus – Feel so good

Los años pioneros del hard rock, como se muestra en esta lista, daban para grabar sin prejuicios. Una banda fantástica y poco valorada como Cactus cerró su debut de 1970 con este tema que incluía un solo de Carmine Appice a partir del minuto 2. Grande el tipo, le dedicamos un artículo que puedes leer en este enlace.

Asia – Wildest dream

Otro máquina del instrumento, Carl Palmer, se marca un trabajazo en el debut de Asia (1982). Esta canción abría la cara B del disco y me parece de lo mejor de Palmer en la banda, con un pequeño solo incluido en el minuto 4.

Vamp – All night

Buen solo se marca Dicki Fliszar en el recomendable The rich don’t rock (1989) de los germanos Vamp.

Queen – Dragon attack

Nunca se valora lo suficiente el trabajo tras los parches de Roger Taylor. Demuestra su magia en este corte del álbum The Game (1980) donde marca la canción de principio a fin, haciendo un pequeño solo en el 1:40.

Cream – Toad

No podía faltar otro magnífico pionero del rock endurecido, Ginger Baker. Compuso este instrumental, básicamente un solo de batería con arreglos de guitarra, para lucirse en Fresh Cream (1966). Una barbaridad que extendía más de diez minutos en directo.

The Who – My generation

Otro favorito por estas pantallas, Keith Moon, ya hacía de las suyas en los inicios de The Who. En 1965 alcanzaron el segundo puesto en ventas con My generation, una canción muy percusiva (incluso en su patrón de guitarra y en la voz) que incluía una sección final donde Moon se marca un solo explosivo (2:20) que continúa en la coda final.

Iron Butterfly – In-a-gadda-da-vida

Esta canción lo tiene todo y en exceso. Icono de la experimentación de los primeros años del rock duro, con ese tufazo psicodélico, los más de diecisiete minutos de esta canción dan para todo. La parte vocal se escucha al principio y al final (se editó una versión más corta como single), y el resto es un largo instrumental donde Ron Bushy graba un potente solo (a partir del 6:30).

Deep Purple – The mule

Imposible no incluir a Ian Paice. De todas sus estelares aportaciones, me quedo, oh, sorpresa, con esta barbaridad que sonaba en Fireball (1971) y cuya versión en directo en Made in Japan (1972) es de obligatoria escucha para cualquier aficionado.

¿Alguna sugerencia?

Cactus – Restrictions – 1971

Cactus portada

Cactus – Restrictions – 1971

Para quienes no conozcáis a Cactus, una breve introducción a su breve historia. Originarios de Estados Unidos, se formaron de la escisión de Vanilla Fudge en 1969. El batería Carmine Appice (cuya carrera revisamos en el blog) y el bajista Tim Bogert (vaya dos monsturos) se juntaron con un increíblemente desconocido guitarrista llamado Jim McCarty y el cantante Rusty Day. Editaron juntos tres discos en dos años, siendo este Restriction el tercero. Para la ocasión reclutaron al teclista Duane Hitchings y buscaron algún colaborador externo, como Albhy Galuten al piano o Ron LeeJack en la slide. El álbum lo produjo Geoffrey Haslam con la colaboración del mismísimo Eddie Kramer en los Electic Lady Studios de Nueva York. Después de este disco, Jim y Rusty se largaron, Cactus editó un lamentable disco y la banda se disgregó. Carmine y Tim se juntaron con un tal Jeff Beck para formar Beck, Bogert & Appice.

Cactus – Bag drag

El álbum se abre con un hard rock brutal de título Restrictions donde todos los músicos se lucen pero qué pedazo de riff y solo de McCarty. El aire sureño (slide incluida) se cuela en Token Chokin’ para pasar a un tema de corte progresivo y ambiental titulado Guiltless Glider: excelente solo de batería de Appice y una interpretación fenomenal de Bogert, la pareja mágica, los dioses detrás de esta música alucinante. Cactus banda

Hasta aquí el grupo ha repasado lo mejor que sabe hacer: roquear, crear majestuosos riffs y tener de soporte una base rítmica de lo mejor de la época. Pero lo que continúa está al mismo nivel.

Viene uno de los mejores temas, la versión de Evil, puro hard rock bruto, impresionante. En directo lo alargan sin piedad incluyendo un majestuoso solo de Appice.

Alaska da un pequeño respiro con su aroma blues, esa armónica sucia y el delicado talento de la guitarra y el bajo jugueteando con una escala tan manida como adorable. El riff de Sweet sixteen vuelve a zambullirnos en el southern para girar en Bag Drag al hard rock grueso de la época, tema que os sonará a lo que Deep Purple fabricaba por entonces. El cierre con Mean night in Cleveland, acústica en mano, broche perfecto.

A partir de aquí la banda se acabó, pero merece la pena revisar cualquier de sus álbumes.

Cactus – Evil

 

Lo mejor de Carmine Appice

Carmine1

Lo mejor de Carmine Appice

Carmine Appice presume ser el batería más influyente de la historia del rock. Quizá exagere, la verdad, pero no cabe duda que a lo largo de su dilatada historia musical ha marcado una forma de tocar la batería genuina y transgresora. Más de cuarenta años de carrera musical le contemplan y el tipo sigue dando caña como el primer día.

Nacido en 1946, su primera banda profesional fueron los Vanilla Fudge, tremendo combo que debutó en 1967 con un disco de título homónimo. Mezcla de rock progresivo y psicodelia, la banda continuó hasta 1970 publicando cuatro álbumes más, entre ellos los geniales Renaissance y Near the beginning. La banda se hizo muy popular haciendo versiones extensas y con numerosos cambios de clásicos de la época entre los que mezclaban sus composiciones. Volvieron a mitad de los ochenta con poco éxito y en una gira de reunión hace unos años; todavía tocan ocasionalmente juntos.

Vanilla Fudge – Some velvet morning – 1969

Carmine y su compañero de grupo Tim Bogert decidieron formar una superbanda de hard rock a la que llamaron Cactus, junto al cantante Rusty Day y el guitarrista Jim McCarty. Dejaron de lado la psicodelia y el progresivo y se sacaron de la manga trallazos de hard rock, boogie y blues que incluía temazos como Patchman farm, Restrictions, Bad stuff, Evil o Long tall sally. Tras tres álbumes (el homónimo, un segundo titulado One way… or another y un tercero fabuloso Restrictions) la banda sustituyó al cantante y al guitarrista fichando a Pete French a la voz. El final Ot’n’sweaty dejó el listón bien alto y puso a Carmine otra vez a buscarse las lentejas. Cactus se reunió en 2006 para grabar un nuevo disco, sin demasiada fortuna, la verdad.

Cactus – No need to worry/Patchman farm 1970

Tras desbaratar la banda, Carmine y Bogert se unen a Jeff Beck durante un par de años en el proyecto BBA (Beck, Bogert & Appice). En 1973 editaron su único álbum en estudio y un directo. Después de un par de discos en la banda KGB, se unió en el año 1977 a la banda de Rod Stewart, con quien compartió sus años de mayor popularidad. Es responsable de componer el éxito más vendido del cantante, el pérfido Da ya think I’m sexy.

Beck, Bogert & Appice – Superstition

En 1982, después de un disco en solitario bastante insulso, se unió a la banda de Ted Nugent para grabar «Nugent». Duró poco y pasó otros seis meses girando con Ozzy Osbourne en el toru del Bark at the moon; aunque él no participó en el disco, se le ve en el vídeo del tema título. La segunda mitad de los ochenta Carmine dio una muestra de grandioso hard rock (lleno de la moda glam) con su proyecto King Kobra. Con los guitarras David Michael-Phillips y Mick Sweda y Mark Free a la voz publicaron dos pelotazos: Ready to strike (85) y Thrill of a lifetime (86). Aunque la historia continuó con cambio de miembros incluido, un par de años después todo se vino abajo y, de nuevo, este trotamundos del rock emigró a otro proyecto. Carmine reunió a King Kobra dos veces más, a principios de siglo y hace dos años, editando un más que aceptable álbum. No te pierdas el vídeo de la banda sonora Águilas de acero.

King Kobra – Hunger

El final de los ochenta y el cambio de década le pilló con John Sykes y Tony Franklin en Blue Murder, otra muestra de cómo hacer un gigatrón del hard rock. La historia se torció debido al poco éxito del proyecto y a mitad de los noventa nuestro protagonista se encontró sin banda que le quisiera. Se lio la manta a la cabeza e inventó Guitar Zeus, un proyecto mastodóntico donde comparte protagonismo con los mejores guitarristas. Hasta hoy ha publicado cinco volúmenes. El resto de la década de los noventa lo repartió entre colaboraciones, sobre todo con Mother Army y Pearl. El siglo XXI le tiene de revival en revival (Cactus, Vanilla Fudge, King Kobra) y en medio le gusta girar o grabar con su amigo Pat Travers. Por aquí le tuvimos colaborando con Javier Vargas. 

Disfruta de este tipo, único, icónico, un incansable trotamundos con un discografía al alcance de muy pocos.

Vargas, Bogert & Appice – Black night

BlueMurder – Valley of the kings

Guitar Zeus – Code 19 (con Zakk Wylde)

Rod Stewart – Da you thing I’m sexy?