Archivo de la etiqueta: Neil Murray

Lo mejor de Neil Murray

Neil Murray

Lo mejor de Neil Murray

La historia musical de Neil Murray incluye nombres tan famosos como Whitesnake, Black Sabbath, Brian May o Gary Moore. Su currículum es tan largo como interesante y, por extraño que parezca, tiene nexos de amistad por todos lados. En sus primeros años como bajista (antes fue batería) formó parte del primer grupo de Cozy Powell (batería) llamado Hammer, allá por 1974. Además de con el famoso batería, coincidió con Don Airey (teclista) y Bernie Marsden (guitarrista). Al deshacerse el combo, siguió a Don a formar Colosseum II, junto con Gary Moore (guitarrista). Aquí ya hemos juntado a los cuatro tipos que contaron con nuestro protagonista a lo largo de toda su carrera.

Tras varios años de dar vueltas, recibió la llamada de Bernie Marsden para unirse a unos incipientes Whitesnake, junto a David Coverdale (cantante), Jon Lord (teclista) y, poco después, Ian Paice (batería).  Murray formó parte del combo desde 1978 hasta 1986, con ausencias puntuales, aupando al grupo a lo más alto del mainstream roquero. Se le oye en álbumes imprescindibles como Lovehunter (1979), Ready and willing (1980) o el megaéxito Whitesnake (1987). Durante la grabación de este fue despedido por última vez.

Whitesnake – Fool for your loving

Su amigo Gary Moore le llamó para grabar Corridors of power (1982) junto con Ian Paice, y poco después, en uno de sus «despidos» de Whitesnake, formó como miembro oficial para la grabación y gira del Victims of the future (1983).

 Gary Moore – Murder in the sky

Tras un par de años de dar vueltas, otro amigo, Cozy Powell, le reclamó para formar parte de Black Sabbath tras la grabación de Headless cross (1989). Hizo la gira posterior, grabó en Tyr (1990) y se calzó la siguiente gira. Dejó el grupo con su amigo Powell un año después cuando Tommy Iommi decidió reformar la banda trayendo de vuelta a Dio, Appice y Butler. Volvería a grabar otro disco con Black Sabbath, en 1994 bajo el título Forbidden.

Black Sabbath – The sabbath stones

¿Qué hizo Neil cuando volvieron a despedirle? Tocar todos los palos que pudo hasta que de nuevo Cozy Powell tiró de él para grabar junto a Brian May (con el que había coincidido en los conciertos de la Expo 92) el excelente Back to the light (1992) y los dos años de gira posterior. Con May también tocó en el Another world (1998).

Brian May – Driven by you

Desde entonces no ha dejado de currar pero sin tanto relumbrón. Formó Company of snakes para girar con otros ex-miembros de Whitesnake repasando en directo el catálogo de la banda, despachó su técnica en el musical de Queen-We will rock you,  se coló en la gira de Queen+Paul Rodgers y se enroló temporalmente en la MSG con Michael Schenker.

Un buen currículum para un bajista excelente y un tipo ejemplar. Al menos, así lo piensan los amigos que han ido buscando a este escocés.

Snakecharmer – Snakecharmer

snakecharmer albumc over

Snakecharmer – Snakecharme

Estupendo trabajo de hard rock melódico se han marcado esta panda de profesionales bajo el nombre de Snakechamber (encantador de serpientes). ¿Que quiénes son? La idea original la forjaron Neil Murray, bajista (Whitesnake, Gary Moore) y Micky Moody, guitarra (Whitesnake) y reclutaron a unos cuantos talentos: Chris Ousey, cantante (Heartland), Adam Wakeman, teclista (Ozzy, hijo de Rick Wakeman), Harry James, batería (Thunder, Magnum) y Laurie Wisefield, guitarra (Wishbone Ash). Casi nada.

La obra viaja por los caminos transitados por Mr. Big (sobre todo por la voz de Chris) o Bad English, por poner dos referentes, con toques propios del blues rock británico que tan bien reconstruyó David Coverdale (¿por qué crees que se llaman Snakecharmer?). Esta mezcla da pelotazos del calibre de la inicial My angel, Guilty as charged, Smoking gun, Cover me in you, A little Rock and roll o el single Accident prone.

Snakecharmer – Accident prone

 

No esperes momentos instrumentales sublimes, largos solos o desarrollos. Han fabricado canciones precisas y sólidas, donde cada uno hace su papel. Moody está en muy buena forma, al igual que Murray. Los teclados y un poco de Hammond de Wakeman están metidos a la perfección. Y gana el conjunto. Un puñado de canciones estupendas.

Curiosidad: Goran Edman ya fue cantante de una banda llamada Snake Charmer.