Archivo de la etiqueta: Soundgarden

Michael Jackson en diez versiones (de rock y metal)

Reconocible en (casi) cualquier lugar del mundo, uno de los músicos más famoso, icónico, odiado y amado. Michael Jackson vivió la gloria mediática encaramándose en los hombros y las orejas de millones de personas. Sus canciones, sus vídeos y sus bailes se convirtieron en un referente del siglo pasado y su influencia perdura incluso hoy en día.

En apariencia alejado del mundo metalero y de melenas roqueras que por aquí nos gastamos, sucumbió en los ochenta a la influencia de las guitarras y las melodías propias del género colaborando con los músicos de Toto, con Eddie Van Halen o con Slash.

Y hoy nos atrevemos a rebuscar en el almacén ruidoso de nuestro cerebro (y un poco en el mundo virtual de ahí fuera) viajes casi interestelares desde el planeta Jacko al planeta Rockología. Y vaya si hemos encontrado auténticas joyas: las buenas canciones en manos y bocas de buenos músicos pueden cobrar infinitas vidas, transformarse como gusano en mariposa (o viceversa, que de eso también hemos hablado en las perores versiones).

Como siempre, dale al play.

Alien Ant Farm – Smooth criminal

Para su segundo álbum, titulado ANThology (2001), no se les ocurrió nada mejor que hacer esta increíble versión de uno de los singles más famosos de Jacko, parte del mega-éxito Bad (1987).

Jeff Scott Soto – Give in to me

Uno de los cantantes más activo y genial de los últimos años grabó a finales del 2016 esta cover como regalo para sus fans, editando un vídeo también. La original formó parte de Dangerous (1991).

Chest – Earth song

La magia del mundo virtual nos permite encontrar joyas ocultas como esta. La banda metalera Chest, de corta y poco fructífera vida, dejó una recreación de este corte que Jackson grabó para el álbum doble HIStory (1995). Los arreglos y la tensión del tema se trasladan a clave heavy.

Periphery – Black or white

Tras la muerte de Michael, la banda decidió lanzar como videosingle su pequeño homenaje. Eligieron una canción difícil para personalizar, por su línea melódica y rítmica característica, pero lo lograron. La original fue single de éxito en 1991 y formó parte de Dangerous.

Chuck Billy – Thriller

Con la voz del frontman de Testament, Chuck Billy, y las guitarras y la producción de Bob Kulick, abrió un extraño y metalero homenaje al Rey del Pop editado en el año 2013. Uno de los singles icónicos de Jackson, con aquel famoso vídeo a cargo de John Landis, lo escuchamos originalmente en el álbum homónimo de 1982.

Evanescence – Dirty Diana

En la voz de Amy Lee gana tensión esta composición fantástica que Jackson grabó para su álbum Bad (1987). Tuvo su correspondiente vídeo en 1988.

Saliva – They don’t care about us

En su décimo disco (Love, lies & therapy, 2016) llevaron una canción rítmica, sentida y reivindicativa a su propio terreno con un resultado más que curioso. La de Jackson aparece en HIStory (1995).

Chris Cornell – Billie Jean

La versatilidad de algunas canciones en manos de músicos extraordinarios nos lleva a esta recreación acústica de Chris Cornell (Soundgarden). Icono de sus directos, apareció en el álbum Carry on (2007). La original, uno de los singles más exitosos de Thriller (1982).

Xerath – Speed demon

Y para versión curiosa y rara, la de estos metaleros que durante las sesiones de su álbum II (2011) recrearon el que fuera décimo single de Bad (1987), aunque la canción acabó siendo editada como single para descarga a finales de año.

John 5 – Beat it

Y cerramos con un genio loco haciendo una versión de dos genios locos: el compositor y cantante Michael Jackson y el guitarrista Eddie Van Halen. Y una versión instrumental, nada menos. La de Jackson pertenece a Thriller (1982) y la de John aparece en God told me to (2012).

De regalo extra, una NO-versión de Luixy Toledo, un músico que afirma ser el verdadero compositor de la canción Thriller: cuenta haberla grabado en 1966 y que Jackson se la robó. Tras muchas cartas de los abogados del cantante estadounidense y un (supuesto) juicio, no se le reconoció la autoría. El caso es que se parecen mucho. Luixy afirma que conoció a Michael Jackson en el siglo X, en una reencarnación anterior, y que ha recibido una compensación económica.

El nacimiento del grunge: antes del éxito de Nirvana.

grunge

El grunge antes del grunge: 30 años del éxito de Nirvana.

La década de los noventa nos trajo una «re-volución» sónica que se denominó grunge. Por poner una fecha, digamos 1991: Nevermind de Nirvana, Badmotorfinger de Soundgarden, Facelift de Alice in Chains o Ten de Pearl Jam se editaron ese año. Entre los cuatro juntan más de treinta millones de discos vendidos. Pero unos meses antes casi nadie sabía nada de estos muchachos. Salvo la banda de Chris Cornell, ninguna había apenas salido de Seattle, caldo de cultivo del movimiento musical que, pocos meses después, se comió el mercado musical y convirtió en moda las camisas de leñador, los pantalones rotos y los looks desaliñados.

Pero antes de que el grunge fuera realmente conocido, antes de que la MTV convirtiera en canción de moda a Smells like teen spirit, antes de que a estos tipos nos los pusieran de paladín de lo vendible y lo comprable, hube un montón de bandas haciendo sus pinitos, editando discos y pegándose la paliza a conciertos y fiestas salvajes. Mucha droga, muchas ilusiones y algunos grandes álbumes de aquellos pioneros del movimiento. Si no eres asiduo, además de los famosos ya citados, da una escucha a Temple of the Dog o a Mother Love Bone.

He aquí nuestra pequeña selección de la música (mal llamada grunge) que fabricaban en Seattle antes del éxito comercial y la catarsis de estadios.

Green River – Rehab doll – 1987

Soundgarden – Louder than love – 1989

Mother Love Bone – Apple – 1990

Mudhoney – Mudhoney – 1989

Screaming Trees  –  Buzz factory – 1989

Alice in Chains – Facelift – 1990

Temple of the dog – Temple of the dog – 1990

Sonic Youth – Goo – 1990

TAD – God’s ball – 1989

Nirvana – Bleach – 1989

Y como curiosidad, por si no lo sabías, esto es el teen spirit que inspiró la canción de Nirvana

productsnew

13 canciones para votar… o no

Ozzy-Osbourne-President

Yo no creo que Ozzy solucionase mis problemas ni que hiciera un mundo mejor, pero igual uno más heavy y, quizá, más divertido… En cualquier caso, toca ir a votar y, como en cualquier país del mundo, nos comemos las mentiras y las falsas esperanzas que los candidatos nos regalan. Aquí una mínima selección de la enorme cantidad de canciones dedicadas a las elecciones y a votar… o no votar.

Alice Cooper – Elected (1972)

Puede que una de las mejores de la lista, en cualquier caso, tomada con el sarcasmo de Mr. Cooper: «I never lied to you, I’ve always been cool, I wanna be elected». Alice presidente, casi nada. Se editó como single a finales del 72 y se incluyó en el magnífico Billion dollars babies (1973).

 

Little Steven – Vote that mutha out! (1984)

Single que lanzó para llamar a sus conciudadanos a echar a Reagan (sí, el presidente yanqui de la época) de la Casa Blanca. El título lo dice todo.

 

Reincidentes – Vota a nadie (1992)

Una de las bandas reivindicativas más longevas y contestatarias del rollo punk rock nacional, editaron esta oda a la rebelión de la urna en su álbum ¿Dónde está Judas?:»Nadie te va a ayudar, nadie es mejor que nadie».

 

Killing Joke – Another bloody election (1996)

En su álbum Democracy se dedicaron a dar caña al sistema y en esta canción en concreto le dan cera a los políticos: «elected to serve the public, how did you make your fortune?».

 

Todos tus muertos – Políticos (2006)

Adorable hardcore del álbum Víctimas del vaciamiento calificando con descaro a los políticos: «Sos chupasangre, con los colmillos afilados (…) Falsas promesas causan gracia nada más. Nunca les creas nunca dicen la verdad».

 

Muse – Uprising (2009)

«Rise up and take the power up (…) their time is coming to an end» canta Matt Bellamy en esta deliciosa canción del álbum quinto álbum de la banda titulado The Resistance.

 

The Replacements – Election day (1987)

En el álbum Pleased to meet me con bastante desidia cantan «I don’t care who gets elected / I don’t care who gets to find out». Vamos, que les importa una mandarina quién gane las elecciones…

 

La Polla Records – El alcalde (1983)

Más de una tienen en su discografía estos irreverentes del sistema:. Aquí piden el voto con descaro y la ironía que Evaristo haría famosa «vota aquí, vota allá/haz un dontativo, entréganos tu libertad». De sus primeras grabaciones, el EP Y ahora qué?

 

Eskorbuto – Ya no queda más cojones, Eskorbuto a las elecciones (1983)

Sin salirnos del punk, quizá en un estilo más sucio y directo, Eskorbuto lo tienen claro: hay que ser el candidato. Un estribillo demoledor. Un lema inimitable: «Para vivir alegre y contento, Eskorbuto al parlamento». Hoy en día hasta sería posible. Aunque finalmente vio la luz en 1986, la maqueta y el EP original se grabó en 1983.

 

Corrosion of Conformity – Vote with a bullet (1991)

Tema duro, tanto en la letra como en la música, amenazando, literalmente, a los candidatos. Esta vez «Don’t fuck with me (…) I’m voting with a bullet». Noveno corte del álbum Blind.

 

La Vela Puerca – Las polillas (1999)

«Hoy hablemos de polillas, de ratas de callejón, del político juntando plata extra en el colchón». Dentro del disco Deskarados dedicaron esta rabiosa canción al gremio gobernante y, en especial, al politiqueo electoral: «las encuestas dicen que el más lindo soy yo y que va a ser mío ese sillón».

 

Radiohead – Electioneering (1997)

Recordando a los políticos sus promesas falsas y lo barato que les sale mentir: «say the right things when electioneering, I trust I can rely on your vote». Aparece en medio de su OK computer.

 

Soundgarden – She’s a politician (1991)

Nuestros rebeldes de Seattle grabaron durante las sesiones del álbum Badmotorfinger un alegato contra las mentiras y la falta de escrúpulos de los políticos, sobre todo en campaña: «She doesn’t listen, even if she doesn’t know what she’s saying/ She’s a politician»

 

 

Y aunque pronto haremos un especial sobre el tema, no puedo dejar de pinchar una canción para quienes decidís no ir a votar… Anarquía y cerveza fría, de Disicencia.

Temple of the dog – Temple of the dog – 1991

Temple of the dog

Temple of the dog – Temple of the dog – 1991

Este álbum fue un homenaje al fallecido Andrew Wood por parte de sus amigos de Soungarden, Chris Cornell y Matt Cameron, y de Pearl Jam, Stone Gossard y Jeff Ament. Andrew compartió piso con Matt y Chris mientras tocaba con Jeff y Stone en Mother Love Bone. Aquellos años pre-éxito de lo que se llamó grunge era normal compartir música, fiestas, espacios, ayudarse. Y en esa amistad se basa este disco, grabado en los estudios London Bridge de Sattle los fines de semana libres de noviembre y diciembre de 1990 con la colaboración en los mandos de Rick Parashar. Junto a Jeff, bajista, Stone, guitarra, Chris, voz, y Matt, batería, participan los colegas de Pearl Jam: Mike McCready a las guitarras y Eddie Vedder a las voces (coros y solista en Hunger Strike).

Temple of the dog – Say hello to heaven

La aventura surgió tras la composición por parte de Cornell de dos temas en memoria de su amigo. Pidió a los demás que se acercaran al estudio para grabar y editarlos como single, pero, una vez juntos, comenzaron a recordar tiempos en común, a jugar con las canciones de Andrew, a improvisar, y decidieron recoger esas sesiones y convertirlas en diez canciones llenas de experimentación, espontaneidad y maravillosas interpretaciones.

Encontramos algunas canciones elaboradas y con desarrollos complejos como Reach down, un lujo de once minutos donde McCready demuestra lo gran guitarrista que ya era por entonces y Matt y Jeff dan una lección de ritmo. La inicial Say hello 2 heaven, que comenzó todo, cuenta con una línea melódica sencilla pero muy conseguida y está muy bien arreglada; en especial, destaca la interpretación de Chris.

Temple of the dog – Reach down

Vedder canta a pachas con Cornell una delicia titulada Hunger strike, con esa guitarra recurrente y esa forma tan particular de cantar de estos dos fenómenos. En Pushin forward back se nota la mano de Ament en la composición: ritmo complejo con protagonismo de bajo y batería. La mayoría de las canciones las firma Cornell y se acercan al estilo de Soundgarden, aunque Gossard se sale con sus aportaciones en Times of trouble (que regrabaría Pearl Jam como Footsteps) y Four walled world. El álbum lo cierra una inolvidable All night thing, alejada de los clásicos sonidos duros de las bandas madre.

Un lujo de álbum que pasó desapercibido en ventas y público hasta el pelotazo que consiguieron poco después Pearl Jam con Ten y Soundgarden con Badmotorfinger. Entonces, sí, la compañía lo reeditó y llegó al millón de copias vendidas. En cualquier caso, una rareza nacida de la amistad y el buen rollo de un puñado de músicos (aún) jóvenes.

Temple of the dog band