Archivo de la etiqueta: Tygers of Pan Tang

Tygers of Pan Tang – The cage – 1982

tygers_of_pan_tang_-_the_cage_-_front

Tygers of Pan Tang – The Cage – 1982

El cuarto álbum de Tygers of Pan Tang se convirtió, a la vez, en su mayor éxito y en su primera tumba. La compañía MCA apostó por una producción de lujo y una buena promoción, lo que, con un single comercial como Love Potion number 9, les llevó al top 20 en el Reino Unido. Y fue su tumba porque las exigencias de la compañía para continuar apostando por la banda no fueron aceptadas por los músicos y tuvieron que romper el grupo durante varios años (no podían grabar en otro sitio).

Tygers of Pan Tang – Love Potion number 9

 

En cuanto a The Cage, la  banda perdió a John Sykes (guitarrista) y le sustituyó por Fred Purser (quien también se encarga de los teclados y de las armonías vocales). El resto, se mantuvo como en los dos largos anteriores: Jon Derevill a la voz y los coros, Robb Weir a las guitarras, Brian Dick a las baterías y Richard «Rocky» Laws al bajo, En la producción contaron con  un joven Peter Collins; para bien y para mal, esta elección constituyó un cambio radical en el sonido NWOBHM del grupo: Collins era el rey de las baterías electrónicas, los teclados y las guitarras sintetizadas. Y eso marca el sonido de The Cage.

Encontramos excelentes composiciones propias con buenos trabajos de guitarra y, sobre todo, unas armonías muy trabajadas. Como ejemplo, The Cage, Making trakes, Tides o You always see what you want to see.

Tygers of Pan Tang – Making tracks

 

Junto a estas, varias composiciones ajenas: un par de versiones (Rendezvous, Love potion number 9) y ayuda de compositores externos como Jon Darr (Danger in paradise, donde suena la guitarra de Sykes) o Steve Thompson (Lonely at the top).

Tygers of Pan Tang – Danger in paradise

 

En resumen, un álbum anclado en los sonidos sintetizados que comenzaron a ponerse de moda en el rock a principios de los ochenta y por donde pasaron otros muchos artistas conocidos, tales como Gary Moore o Iron Maiden (amén de cualquier artista de AOR que quisiera vender en Estados Unidos). Buen conjunto de canciones y un gran recuerdo para una de esas bandas muy poco valoradas.

Tygers of Pan Tang – The actor

Producido por Chris Tsangarides

Tsangarides

Chris Tsangarides

Tsangarides era el chico para todo en los Morgan Studio de Londres cuando uno de los ayudantes que trabajaban con un grupo nuevo enfermó y el productor le pidió ayuda. Aquella primera experiencia como ingeniero le dio el empujón que necesitaba: estamos hablando del Sad wings of destiny de Judas Priest y el año 1975.

A partir de esa experiencia, comenzó a encargarse de manera continuada de diferentes artistas como ingeniero de sonido. En una de esas sesiones, con Coliseum II, conoció a Gary Moore. Un tiempo después Gary debutó en solitario y llamó a nuestro protagonista para darle el mando de su Back on the street (79), primero con Tsangarides como principal responsable y productor. A Gary le produjo numerosos discos a lo largo de los años: Dirty fingers (84),  Scars(02) o Back to the blues (01).

Gary Moore – Parisienne walkways

En aquellos primeros años conoció a otro personaje singular, mister Phil Lynnot, con quien trabajó en sus andanzas en solitario y en los dos últimos de Thin Lizzy, Renegade (82) y Thunder&lighting (1983), así como en el directo Life live.

Thin Lizzy – Cold sweat

Aquellos primeros años ochenta pillaron a Tsangarides en el meollo de la NWOBHM y el renacer de una estirpe heterogénea de grupos de metal. Trabajó con Tygers of Pan Tang en Wildcat (80) y Spellbound (81), con Anvil en Metal on metal (82) y Forged in fire (83), con las Girlschool en Screaming blue murder (82) o Yesterday and Today en Mean Streak (83). Barón Rojo tuvieron el acierto y la fortuna de tenerle para su directo Barón al rojo vivo (84).

Barón Rojo – Concierto para ellos

Anvil – Metal on metal

Y&T – Mean streak

El final de la década y el comienzo de los noventa le llevaron a ser un elegido del mainstreem metalero. Así, como productor o ingeniero de sonido, participó en uno de los mejores de Judas Priest, Painkiller (90), el debut en solitario de Bruce Dickinson, Tatooed millionaire (90), el mejor álbum de Black Sabbath con Tony Martin, The eternal idol (87) o el Conspiracy (89) de King Diamond.

Judas Priest – Painkiller

Poco a poco, Chris fue decantándose por bandas alejadas del metal, y, salvo contados escarceos, apenas puso su nombre en obras del género. Tan solo Malmsteen le tuvo a los mandos en tres de sus obras de finales de los noventa, como Magnum opus (95), Inspiration (96) y Facing the animal (97).

La buena nueva para todos nosotros es que durante los últimos años ha vuelto a coquetear con bandas del género, como sus amigos de Anvil (This is thirteen, 09) o Tokyo Blade (Thousand men strong, 11). Hace poco vio la luz su colaboración con Quireboys… ¡esperamos ansiosos otro nuevo disco, man!

 

Actualización: lamentablemente, Chris falleció el mes de enero de 2018. Larga vida al rock y larga vida a su música.