Archivo de la etiqueta: Zar

Jimi Hendrix en diez versiones

Es inmenso el legado que en tan pocos años dejó Jimi Hendrix. No solo por el valor de su música en sí misma, si no también por las continuas reinterpretaciones que en estas cinco décadas se ha hecho de ella. Canciones que a veces mutan y crecen en seres diferentes, adaptadas a la voz o la guitarra de artistas de diverso pelaje. Para la selección de hoy hemos decidido huir de las más conocidas y obvias, no por menores, claro, porque el valor de Voodoo child (slight return) en las manos de Steve Ray Vaughan, de Little wing en la de Clapton y sus «Dominos» o las de Gary Moore tendrían que estar en cualquier best of.

Damos una vuelta al mito con estas diez fantásticas versiones. Como siempre… dale al play.

Coroner – Purple haze

La banda suiza de thrash metal cerró su Punishment for decadence (1988) con esta gruesa reinterpretación. El tema original se editó como single en 1967 alcanzando el puesto número 3 en ventas allá en los UK.

Warrior Soul – Crosstown traffic

El pasado 2020 los guerreros se juntaron para grabar un puñado de versiones que metieron en el álbum Cocaine and other good stuff. Esta de Jimi resulta de las mejores. La original fue incluida en el álbum Electric Ladyland (1968). Kory Clarke lo borda.

MSG – I don’t live today

No podía faltar la recreación de Michael Schenker con Sebastian Bach (Skid Row) a la voz y Tony Franklin al bajo. Lo grabó en su álbum de 2005 titulado Heavy hitters. El amigo Jimi la entregó en Are you experienced de 1967.

Zar – Angel

La banda formada por el guitarrista Tommy Clauss y el cantante Tommy Bloch grabó en 1993 el álbum From welcome… to goodbye donde incluyeron esta canción editada póstumamente en el disco The cry of love (1971).

Def Leppard – Little wing

Los multiplatino Def Leppard grabaron una versión de esta canción durante las sesiones de Adrenalize (1992) y le añadieron el encanto de una banda de folk irlandesa llamada Hothouse Flowers. Acompañó al single Have you ever needed someone so bad y la firmaron como The Acoustic Hippies from Hell. La archifamosa original se escucha en Axis: bold as love (1971).

Jeff Beck and Seal – Manic depression

Una curiosa mezcla de estilos dispares. El guitarrista Jeff Beck se unió a Seal para la grabación de este homenaje publicado en el álbum coral Stone free: a tribute to Jimi Hendrix (1993). La buena relación les llevó a colaborar puntualmente los años siguientes. La original se editó en Are you experienced (1967).

Living Colour – Burning of the midnight lamp

Si la original de Hendrix, editada como single en 1967 e incluida después en Electric Ladyland (1968) ya era tremenda, la que se marcan Vernom Reid y sus chicos en el EP de 1991 Biscuit es inolvidable. Con todo el flow de la original, pero con esa vuelta de tuerca estilosa que «los colour» imponían a sus canciones.

Alice Cooper – Fire

El tito Alice se marcó esta cover durante las sesiones del álbum Hey Stoopid (1991), bien cañera. Acompañó como regalo al single Love’s a loaded gun. La original aparece en Are you experienced (1967).

The Pretenders – Room full of mirrors

Una curiosa elección la de Chrissie Hynde y su banda. Una canción casi desconocida de Hendrix de los directos de la gira de 1969 y cuya grabación se encuentran, de manera póstuma, en el álbum Experience (1971). Una versión en estudio, que debería haber formado parte del cuarto álbum del guitarrista, se publicó en Rainbow Bridge (1971). La de The Pretenders, que interpretaban habitualmente en sus conciertos, cerraba su cuarto largo, Get close, de 1986.

ESP – Foxy lady

El batería Eric Singer (Lita Ford, Kiss, Ozzy) juntó a varios amigos para su proyecto en solitario: John Corabi a la voz, Bruce Kulick a la guitarra y Karl Cochran al bajo. Incluyeron en su primera grabación este corte con la colaboración en la guitarra solista de Ace Frehley. La original, emblema de la composición de Hendrix, en Are you experienced de 1967,

Y de regalo una extraña versión con violín y orquesta del más que conocido Purple haze.

Algunos discos que sigo escuchando: heavy metal olvidado

De vez en cuando nos gusta rescatar esa basurilla musical que ha quedado en los rincones de la Historia del rock y el metal, discos o bandas que, por razones ajenas a su calidad o su dedicación, duermen en el olvido del metalhead moderno. Y no se lo merecen. Hoy traemos cinco propuestas diversas de bandas, en su mayoría, con poco recorrido. Cinco álbumes que no puedes dejar pasar sin escuchar por más tiempo.

The Rods – Wild dogs

Impresionante portada, ese perrazo de tres cabezas, ese animal salvaje que anticipa lo que vas a escuchar en el álbum editado en 1982. Heavy metal de principios de década con un punto melódico excelente. El jefe David Fenstein, a la voz y la guitarra, se lleva todo el protagonismo con méritos. A su lado, Gary Bordonaro al bajo y Carl Canedy a la batería, cumplidores. Temas rápidos de buenos riffs y estribillos con gancho: Burned by love, Waiting for tomorrow (con un ritmo muy Maiden), End of the line, Wild dogs (gran estribillo) o Too hot to stop. Recuerdan a Gary Moore en Rockin’ and rollin’ again y cierran el álbum con un himno del directo, The nights live to rock. Para fans y, también, para gentes que gusten de descubrir cosas nuevas.

Zar – Live your life

Ya hemos hablado del cantante John Lawton en el blog, cuando se enroló en Uriah Heep. En este álbum de 1990 se asocia con el guitarrista alemán Tommy Claus para lanzar un álbum de excelente heavy melódico: composiciones rudas endulzadas por coros y armonías que pasan incluso por momentos AOR o se acercan a los Scorpions de los primeros ochenta. Lawton es el protagonista absoluto, con un Claus bastante comedido pero muy efectivo, adornando con buen gusto en solos, punteos e intros. Quizá demasiado teclado en algunas partes. Grandes momentos en Heart of the night, Line of fire (suenan a los Rainbow de Turner), She’s a liar, Gone for tomorrow (unos Foreigner cabreados), Cry of the Nile (más metalera) y la épica Lost son of the king.

Fortnox – Fortnox

Increíble que esta banda no triunfara. Y, más aún, que desapareciera sin dejar rastro. Rick Fowler comanda con su voz y su guitarra este poderoso trío que, producido por el mismísimo Chris Tsangarides en 1982, editaron su disco debut (y único). Nathan De Foor a la batería y Joel Shipp al bajo. Canciones con fibra metalera, gancho hard, coros paridos para ser cantados en manada y una producción limpia y majestuosa a la vez. Dieron un petardazo con su primer single Storm inside my head (llegó al puesto 44), pero ahí se quedaron. Tras girar con Aerosmith, Thin Lizzy y Cheap Trick, adiós. Temazos: Hyperock, la vacilona Running from yourself, Lucifer’s eyes, On the prowl o el rollo Y&T de Rockin’ in America,

Headpins – Turn it loud

Este cuarteto canadiense sí que conoció el éxito con su debut de 1982. Al menos en su país natal, donde consiguieron el doble platino y cierta fama. Formado por Darby Mills a la voz (recuerda una barbaridad a Joan Jett, quizá cabreada), Brian McLeod a la guitarra, Ad Bryant al bajo y Bernie Aubin a la batería. Rock & metal directo, vaya, nada de tonterías melodiosas. Ritmo machacón, riffs memorables y directos a menear el culo. Qué grandes momentos en Turn it loud, Don’t ya ever leave me, People o Don’t it make you feel. Su siguiente álbum, Line of fire, les llevó un poco más lejos en ventas, girando por Estados Unidos y Europa. Luego, problemas de la compañía y sus malas relaciones acabaron con la aventura. Como curiosidad, el productor, Bill Henderson, se encargó de la música en la versión canadiense de Barrio Sésamo.

Trance – Power infusion

Nada más apetecible que una decadente banda alemana de principios de los ochenta para amenizar las orejas. Colegas de Scorpions o Accept, se dedican a patear culos a base de bien, con melodías contundentes, dobles guitarras y la voz de Lothar Antoni a medio camino de Rob Halford (Judas Priest) y Dan McCafferty (Nazareth). Publicado en 1983, debió ser el disco que les sacara del anonimato, con canciones pegadizas como Heavy metal queen o Rock star (vaya riff, buen estribillo). Recogen los sonidos NWOBHM en Shock power, en la balada Children of illusion y en Storm & thunder (la más speed del conjunto) y se acercan al hard rock en Sensation, Burn your lies (guapo, guapo estribillo) o s l d (deditated to MCE). Para rescatar.

Canciones sobre el Antiguo Egipto

La magia y el misterio que aún hoy en día emanan las historias, las leyendas, los mitos del Antiguo Egipto resulta asombroso. Quizá sea la civilización cuya imagen más se ha difundido en el mundo occidental, con sus pirámides, sus faraones, sus dioses, sus jeroglíficos.

Esta magia, este misterio, ha inspirado a multitud de artistas a lo largo de los siglos. Y nuestros músicos no iban a ser menos, claro. En esta selección que aquí traemos aparece el faraón, el esclavo, la misma maldición personificada, el renacido, el condenado, el que huye.

Una maravillosa colección de canciones sobre el Antiguo Egipto y sus mitos.

Gamma Ray – Valley of the Kings

El dios que resurge de su tumba en el Valle de los Reyes para conquistar el mundo. Aparece en el EP de 1997 del mismo título.

Iceberg – Himno al sol

Los barceloneses Iceberg debutaron en 1975 con un álbum conceptual sobre el Antiguo Egipto con el nombre del faraón Tutankhamon. La obra utiliza las vivencias y miserias históricas para asociarlas a las vivencias de la suya, y aunque podríamos destacar cualquier tema, nos quedamos con este Himno al sol.

Nightwish – Sahara

La ira del faraón y una huída a través del desierto. Del álbum de 2007 Dark passion play.

Tierra Santa – La momia

En su Tierra de leyenda (2000) incluyeron la historia del faraón muerto que, convertido en momia, no se pudo salvar y está condenado a permanecer en su tumba para siempre.

Mercyful Fate – Curse of the pharaohs

King Diamond advirtiendo: «no rompas los sellos ni disturbes su paz» o te caerá la maldición de los faraones. La escuchamos en el álbum Melissa de 1983.

Zar – Cry of the Nile

En esta aventura que John Lawton se marcó en 1990 bajo el nombre de Zar y titulada Live your life, incluyeron un homenaje a los esclavos que levantaron las pirámides: «Ten thousand gave their blood/to realize a dream/enslaved with a broken will/to build the palace of the king». Una joyita.

Metallica – Creeping death

La décima plaga de Egipto hecha música. James Hetfield es la muerte que se arrastra para acabar con los primogénitos del faraón. Single editado en 1984 que forma parte del álbum Ride the lightning.

Therion – In the deser of Set

Un canto al dios del desierto, del caos, de la sequía: «in the deser of Set/the seeds of Pandemonium lie/the darkened paradise/under the sand/await to rise». Parte del discazo Theli de 1996. El propio Seth aparece en la portada (fea) del disco.

Iron Maiden – Powerslave

El tema que da título al disco de 1984 nos cuenta en primera persona la impotencia y el lamento del faraón en el momento de su muerte, cómo se resiste a ser un esclavo del poder de la muerte y amenaza con esperar el paso de los siglos para emerger de nuevo de su tumba.

Dio – Egypt (the chains are on)

Del mismo año, 1984, también otro lamento, pero esta vez del esclavo que vive con las cadenas puestas y solo desea que su día se acabe. Pertenece al álbum The last in line.

Nile – Those whom the gods detest

Una banda de death metal que dedica toda su música a narrar historias ambientadas en el Antiguo Egipto. Y con asombrosos resultados. Este tema que traemos, del álbum de igual título, editado en 2009, pone voz al impenitente, al blasfemo, al que ofende a los dioses.

Perseveranth – Pirámide

Una canción de 2017 por una banda de Álava en su disco debut Creador. El nacimiento de un nuevo dios, inmortal, que resucita de su pirámide para combatir a sus enemigos.

Barclays James Harvest – Ra

En el álbum de 1976 titulado Octoberon escuchamos esta oda al nacimiento del dios Ra: «God of old now broken and defaced/punish all who’ve fallen from your grace».

Blue Murder – Valley of the Kings

«In a distant place in time a pharaoh wandered/In his mind he could see a kingdom with this king». En su debut, los muchachos de John Sykes nos cuentan cómo fue construido el Valle de los Reyes con el esfuerzo y la sangre de los esclavos: «It was built with flesh and blood/It wasn’t built by any God/Feel the kiss on the wind/And the blood on the sand». Se editó como single del álbum homónimo de 1989.